top of page

El universo tiene planes diferentes a los nuestros

Estuve pensando diversos temas para escribir en este primer artículo de mi blog. Entre los temas más sonados en mi cabeza estaban: la inmigración, la depresión y la salud mental, pero me dije “empecemos por el principio y narra un poco de ¿cómo llegaste aquí?"[i]


No siempre estuve muy clara, no siempre estuve muy segura e incluso a veces dudo, pero la vida misma me ha guiado hasta el día de hoy. Muchas veces tenemos un check list o enumeramos nuestros logros futuros, tenemos esa lista de cosas que queremos cumplir en cierto momento, espacio y lugar, y por supuesto, antes de cierta edad. Lo cierto es que no sabemos qué nos depara el futuro y muchas veces no disfrutamos el presente. Y justo esto me pasó a mí.


Yo siempre he sido muy abierta y tranquila. Me gusta explorar e intentar nuevas cosas, pero también soy miedosa. Sí, así como lo leen. Livia la valiente también tiene miedos e incertidumbres.


Esos miedos han sido muy ruidosos desde hace unos dos años para acá, pero antes de entrar allí les cuento ¿qué paso?


Como muchos quizá ya leyeron en mi pestaña de “sobre mi”. Nací y crecí en Caracas, Venezuela. Emigré en 2015 y actualmente vivo en California, U.S.A.


Lo que quizá no sabes es que emigrar nunca fue mi sueño. Yo nunca soñé con irme de mi país. La situación política y económica me llevó a hacerlo. Aquí no entraré en detalles con respecto a este tema, pero lo cierto del caso es que no había muchas oportunidades de crecer en ese momento en mi tierra natal y había mucho descontrol e incertidumbre.


Así fue como empecé a aprovechar mis oportunidades, y luego de estudiar unos meses inglés en Inglaterra, tomé la dura decisión de no volver a Venezuela y empezar una nueva vida en California.


Como todo inicio, fue difícil. No haré un relato de todo lo que tuve que pasar de manera detallada, pero si viví muchas experiencias tanto buenas y malas que me hicieron quien soy hoy. Trabajé muy duro por años en el sector de ventas. Primero en retail (venta individual) vendiendo zapatos en un lugar popular y luego conseguí una oportunidad en el departamento de ventas en el sector de distribución de alimentos (ventas wholesale o al mayor).


La industria alimenticia me hizo aprender muchísimo. La verdad es que tuve muy buenas oportunidades, conocí gente muy linda (incluyendo a mi esposo) y pude entender mejor el sistema económico del país. En esta industria fui creciendo, pero la realidad era que este se suponía ser mi trabajo “temporal” lo que llaman el “puente” para otras cosas y allí me quedé: “cómoda” por 5 años...


Un día la vida me mandó un terremoto interno. De esos que te mueven el piso fuertemente y no sabes como recuperarte. Perdí un ser querido, una mujer muy especial que era mi prima, pero en realidad era como mi hermana.


Al emigrar todos estamos conscientes que nos perderemos de momentos buenos al lado de nuestra familia, pero no nos gusta pensar que esos momentos tristes o malos también vendrán. Y lo cierto es que llegarán y tendremos que atravesarlos solos y lejos.


Antes de esta pérdida, yo venía cuestionándome mi vida. Intentado buscar un escape y nuevo camino en mi vida profesional, pero no tomaba la decisión. Este fuerte llamado de atención o despertador de la vida me hizo entender que la vida es HOY, que la vida es CORTA y que no tenemos el control de mañana así que debía actuar.


Y así fue como renuncié. Sí, así como lo leen. Dejé mi trabajo estable con mi salario fijo para buscarme, encontrarme y ver qué podía hacer que me diera más sentido y se relacionara más con mi propósito de vida.


Me encantaría decirles que fue fácil… Que rápidamente encontré qué hacer, que tomé las decisiones correctas, que hice un imperio y ahora soy millonaria, pero no. La realidad es que sigo encontrándome cada día, pero después de mucho buscar y trabajar en mí, encontré mi propósito.


En el proceso de encontrarme e ir hacia el camino correcto: he estudiado muchos cursos, he pasado por muchos bajones emocionales con depresión y ansiedad, he ido a terapia psicológica, he viajado (gracias a Dios y el universo por las oportunidades), me he recargado de energía familiar, he disfrutado mi hogar, y me he llenado de creatividad, sueños e ideas.


No todas las ideas las he puesto en practica, pero si estas leyendo este articulo hasta aquí y estas viendo mi website es porque poco a poco estoy poniendo en práctica todo lo aprendido.


El universo muchas veces tiene planes diferentes para nosotros o, mejor dicho, muchas veces nos dirige hacia los lugares adecuados y más alineados con nuestro propósito. Queda en nosotros escuchar y seguir las señales o no.


Les seguiré contando de mi historia en mi próxima publicación y un poco más acerca de mi propósito. Este blog lo hago con la intención de conocernos mejor y que entiendas que la vida es un proceso. Y podemos sanarnos, pero primero debemos QUERER hacerlo.


Créditos especiales para:

Mi esposo: mi principal pilar y apoyo en todo este tiempo.

Mi familia: que con su amor y contacto siempre me hacen sentir presente y cerca de ellos día a día.

Mis amistades: quienes pueden escuchar mis notas de voz de más de 9 minutos (risas) y están allí para escucharme si lo necesito.


Valiente-mente me despido,

Livia Padrón

[i]OJO: claro que compartiré artículos sobre esos temas próximamente. COMING SOON

Comentários

Não foi possível carregar comentários
Parece que houve um problema técnico. Tente reconectar ou atualizar a página.
AB52D12A-E7F1-4E99-A1EE-02C3D309C982.heic

¡Muchas gracias por estar aquí!

Yo soy Livia Padrón.

Inspiradora, Coach, Guía y comunicadora por más Salud Mental. Te invito a integrarte a mi comunidad de luchadores donde nos acompañamos el día a día para planificar con propósito y ser valiente-mente nosotros mismos. 

Deja que las nuevas publicaciones lleguen a ti.

¡Muchas gracias!

  • Facebook
  • Instagram
bottom of page